Se necesita mejor financiamiento para gestionar riesgos de fragilidad más amplios | El Banco Mundial en vivo

Esta página en

Se necesita mejor financiamiento para gestionar riesgos de fragilidad más amplios

En este debate de alto nivel se analizó la a necesidad de encontrar mejores soluciones de financiamiento para abordar los desafíos de la fragilidad, los conflictos y la violencia en diversos países de ingreso bajo y mediano. Los temas clave tratados fueron cómo trabajar con el sector privado y ampliar los enfoques innovadores.

En los últimos años, el mundo ha sido testigo de una “expansión de las huellas de las crisis”, dijo Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial. Lo que se necesita es atraer el financiamiento y el comercio del sector privado a lugares donde habitualmente no se dirigen: “Si se reduce el riesgo para los inversionistas privados, el dinero fluirá”, señaló.

Un tema central para Colombia, un país de ingreso mediano en transición hacia la paz, es cómo financiar la paz. “Acabamos de aprobar una reforma tributaria integral, que incluye impuestos verdes sobre las emisiones de carbono que ayudarán a financiar la paz. También hemos creado beneficios fiscales para los actores del sector privado dispuestos a invertir en las partes afectadas por el conflicto”, explicó Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda y Crédito Público, al compartir la experiencia de su país.

“La fragilidad no es un problema aislado. Los efectos indirectos son regionales, continentales y mundiales”, dijo Donald Kaberuka, copresidente de la Comisión sobre Fragilidad de los Estados, Crecimiento y Desarrollo de la London School of Economics (LSE) y la Universidad de Oxford. Pidió una mayor inversión en la población y las capacidades locales y focalizar las inversiones en la prevención y no solo en la respuesta a las crisis. “La prevención de conflictos es muy rentable. Invertir desde el principio es la mejor manera de invertir en la paz”.

Stefano Manservisi, (i) director general de la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, destacó la importancia de combinar las inversiones públicas y privadas para ayudar a fortalecer la seguridad, abordar las deficiencias del Estado y aportar beneficios a los ciudadanos. “El objetivo final debe ser aumentar la resiliencia de los Estados y la sociedad”, dijo.

Laure Wessemius-Chibrac, directora gerente de Cordaid Investment Management, subrayó la necesidad de priorizar el financiamiento para apoyar al “nivel intermedio faltante”: las pequeñas y medianas empresas (pymes). “Las pymes crean la gran mayoría de los puestos de trabajo, pero la mayor parte del financiamiento canalizado por el sector privado en los Estados afectados por conflictos se destina a proyectos más grandes o para infraestructura”.

Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), se refirió a los desafíos del organismo para recaudar dinero de manera diferente, anunciando que próximamente dará a conocer un bono de impacto humanitario mediante el cual se financiarán los centros de rehabilitación física en África y los inversores podrán obtener rentabilidad en base a los resultados en cinco años. “Ojalá este sea el modelo del sector privado, es decir no como donante o filántropo sino como un sector privado que invertirá en impactos y resultados”.

Volver a la página del evento >